familia, General, Maternidad

Cómprate un burro.

En Madrid hemos tenido unos días estupendos, ya os lo he contado desde Ig. Pero de pronto al pronóstico del tiempo se le han hinchado las narices y nos augura siete días, al menos, de lluvias continuadas…y es curioso el efecto que tiene el estado meteorológico sobre el mundo 2.0, porque es anunciarse borrascas, y proliferan como setas en las webs y blogs de crianza y maternidad  los artículos del tipo “Doce actividades para superar las tardes de invierno en casa” “Veinte formas de entretener a tu hijo en las tardes de lluvia”…y yo me quedo como…¿¿¿veinte???? ¿¿En serio???¿¿Entretener??? ¿¿Yo????

unnamed-14

A ver si me entero…resulta que no sólo tengo que gestarlos, parirlos, alimentarlos, criarlos, cuidarlos, protegerlos, educarlos, enseñarlos, transmitirles fe y valores, atenderlos cuando están enfermos, lavar su ropa, hacer su comida, asistir a sus insufribles reuniones de escuela (y mil millones de cosas más que me darían para cuatro posts seguidos), si no que también tengo que entretenerlos????? A mí me vais a perdonar, pero como siempre os digo, no me da la vida.

Además, si echo la vista atrás, no tengo un sólo recuerdo de mi infancia en el que descubra a mi madre devanándose los sesos para tenerme entretenida. Su respuesta fija a nuestros eventuales “me aburro”, era siempre “pues cómprate un burro”. Y no nos ha pasado nada, qué queréis que os diga.

unnamed-6

Lo cierto es que nos cargamos la mochila con pesos absurdos. Como somos mamás gallinas, tendemos a querer dárselo todo hecho a nuestros hijos…y a mí la experiencia me dice que flaco favor les hacemos así.  Llenamos sus tardes de actividades, lúdicas y académicas, porque si no, no se cansan…eso decimos nosotras. “Si no hago algo con ellos, se suben por las paredes!”  Y digo yo que igual es bueno dejar que se suban por las paredes, que si la madre de Juanito Oiarzabal no hubiera dejado que su hijo se subiera por las paredes, el mundo se habría perdido a uno de los más grandes escaladores de la historia.

Ojo, que os hablo desde mi experiencia, eh?? Que yo “oficialmente” no tengo ni idea de nada.  Vaya por delante que no digo que no se apunte a nada a los niños…digo que es mejor que las actividades las realicen con moderación, y digo también que es sanísimo que los niños se aburran, les viene fenomenal.

unnamed-16

Yo me imagino sus cocorotas como una habitación llena de trastos súper chulos a la que, muchas veces por nuestra dichosa manía de tenerles entretenidos, no les dejamos pasar nunca. O que están ahí, en medio de todas esas cosas tan molonas, y nosotros les tenemos con la luz apagaíca con tanto trajín, y no ven nada de lo que les rodea. Para eso es fenomenal el aburrimiento. Porque de tanto aburrirse, se les acaba encendiendo la bombilla…y de pronto descubren todas esas posibilidades a su alcance y es francamente fenomenal. Muchos de los grandes descubrimientos e inventos de la historia han nacido de grandes momentos de hastío y aburrimiento. Vale, sé lo que estáis pensando…también pueden ocurrírseles ideas no tan buenas. Eso pasa, doy fe, pero es un riesgo que tenemos que asumir en aras de su crecimiento personal. Y al final las consecuencias de las malas ideas suelen ser medianamente subsanables…el pelo vuelve a crecer, las cortinas se pueden lavar, y las manchas de grasa salen fenomenal con KH7.

unnamed-4

Además de cuando en cuando ocurre un fenómeno curioso. Cuando los niños se aburren, puede llegar un momento mágico en el que se acerquen a tí y te digan…“te ayudo?”. Os prometo que a veces ocurre. Yo soy de las que piensa que a los niños les viene fenomenal echar una mano en casa. Siempre tareas adecuadas a su edad y sentido de la responsabilidad. Os dejo aquí una tabla orientativa por edad de Aorganizarte. Es eso, orientativa, porque nadie mejor que tú sabe las capacidades y posibilidades de cada uno de sus hijos…cada uno son un mundo. Pueden emparejar calcetines, doblar ropa, ordenar estanterías, limpiar baños, fregar algún cacharro…aunque luego tengas tú que repasarlo (cuando no se den cuenta, importante). Les hace sentir super mayores y responsables, y eso les va de perlas.

IMG_1219

Lo importante es que tengan claro que no es una obligación nuestra el entretenerlos, ni es un derecho suyo que les proporcionemos siempre algo emocionante que hacer. Porque para nosotras es agotador. Y no se trata de pasar olímpicamente de nuestros hijos,tenemos dos opciones si realmente queremos pasar tiempo con ellos haciendo algo, unirnos a sus propuestas, aunque no nos resulten demasiado atractivas, o proponerles nosotras.   Sentarnos a hacer algo juntos puede resultar my divertido, pero debemos hacerlo con realismo. Volvemos a lo de siempre, las dichosas expectativas, el exceso de información. Estamos hartas de ver en las redes fotos de madres estupendas haciendo cantidad de actividades súper chulas con sus hijos súper sonrientes. Hacen de todo! Tartas dignas de estar en el escaparate del Viena Capellanes, scrapbooks de esos que solo se ven Pinterest, o figuras de plasti que dan ganas de ponerles un piso en la Castellana de lo bien hechas que están. Y nosotras que somos muy chulitas, lo intentamos…y la cosa suele acabar en fracaso absoluto. Porque queremos los mismos resultados, y claro…no siempre sale…en pocas ocasiones, me atrevería a decir. El que con niños se acuesta, meao se levanta, eso es así, y hay que aceptar que sea así para todo. Por eso mi recomendación es, si quieres hacer algo con ello, hay que tener muy claro que lo importante no es el resultado, si no el rato que pasamos juntos, las cositas que nos contamos, y el trabajo en equipo con nuestros cachorros.

unnamed-11

Ejemplo práctico: esta tarde viene Menganito a tomar café, y como quiero quedar bien, voy a hacer mi archifamoso bizcocho de limón, que es el mejor del mundo, y para tener entretenido al niño, le pido que me ayude, así de paso hago un par de fotos y tengo solucionada la publicación del día en Ig, y todo serán sonrisas, arcoíris y unicornios. Craso error. Si necesitas que el bizcocho quede bien por el motivo que sea, hazlo tú sola. Porque  si no, te dará un microinfarto cada vez que un trozo de cáscara de huevo caiga en la masa, cuando el peque se pase en 70 gramos con la harina, o cuando descubras ese moco karateka que entra y sale de sus narices y amenaza con terminar aterrizando en el glaseado. No sé cómo lo lleváis vosotras, pero yo termino a grito pelao, y la verdad que no me parece justo…ni para pobre Menganito, que no tiene por qué comerse los mocos ajenos, ni para nuestro peque en cuestión, que lo único que ha hecho ha sido ser quien es. Un niño.

 

Así pues, lo mejor es hacer cosas con ellos en las que lo de menos sea el resultado, en las que lo realmente divertido sea el proceso. Yo ayer, por ejemplo, hice churros. Cuando los hago sola me salen de rechupete, de verdad. Mi abuelo era churrero, y mi madre pasó unos pocos de sus buenos años mozos dándole la vuelta a las porras. Por lo que me cuentan, eran los mejores churros de mi pueblo (toda mi familia es de Villanueva de la Serena, en Badajoz, a muchísima honra)…pensaréis que hay un secreto de familia que pasa de generación en generación para conseguir los churrísimos de la vida. Pues no. Siento decepcionaros. Jamás me enseñaron nada. Ni mi abuelo ni mi madre, pero debe ser que el gen churrero es de los dominantes, porque os prometo que me salen chupis. Sin embargo ayer la finalidad no era que salieran chupis, si no pasar un rato divertido con los niños. Para eso la masa de los churros es genial, porque puedes meterla en la manga y hacerlos todos monos, o puedes dejar que los niños trasteen e investiguen en plan paydoh y se lo pasan realmente bien. Ayer optamos por lo segundo. Y como era para nosotros mismos (bueno, más bien para ellos y el osado que se atreviera a meterles mano después del manoseo), no me preocupaba en absoluto si quedaban bonitos, o feos, o más grandes o más chicos…ellos lo pasaron bomba y eso es lo importante. Ahora os pongo un post a parte con la receta por si queréis hacer la prueba…

IMG_0562

Lo que sí es bueno es tener un rinconcito, una caja, o algún sitio en el que guardes chorradillas para momentos de emergencia. Yo tengo una caja donde meto restos de retales, fieltros y goma eva de mis trabajos, papeles de colores, pegamentos, botones perdidos, cuerdas y tijeras. Y cuando están desesperados de la vida, se la saco. No para darles ideas, o para hacer con ellos lo que sea, si no para ellos mismos le den al coco y se pongan con algún proyecto que se les ocurra. A veces hacen verdaderas horrorocidades (otro palabro inventado by junior), y otras veces han hecho cosas chulísimas. Esto cuando son más mayorcitos, claro. De más peques son tan tantísimos, que se entretienen con cualquier cosa. Hoy he tenido a Esteban hora y media pasando garbanzos de un cuenco a una botella de plástico. Tan contento él. La gracia es la importancia que tú le des, si le dices que es cuestión de vida o muerte que todos los garbanzos terminen en la botella, lo hará de forma concienzuda y rigurosa.

unnamed-17

Resumiendo. No nos agobiemos queriendo ser súper madres. A los niños no les pasa nada, de verdad. Aburrirse les ayuda a reencontrarse con muchos. buenos hábitos, con sus juguetes, con sus hermanos, y hasta con ellos mismos. Nosotras ya tenemos mucho…demasiado, en ocasiones, parece moco de pavo, pero no es nada fácil ser madres normales…

2 comentarios en “Cómprate un burro.”

  1. Ya somos dos Irene, nunca me ha gustado eso de tener que entretenerlos. Yo gracias a dios vivo en el mismo barrio que me crie, en el casco antiguo de mi pueblo y mis hijas salen a la calle a jugar y cuando no, se entretienen solas… Un día comentando en el cole sobre la jornada intensiva ya que en algunos coles todavía no se hace aquí, (desgraciadamente) una mama, (para desgracia mía), soltó sin mayor remordimiento, que ella estaba totalmente en desacuerdo, porque, que haría ella en casa con los dos hijos (SOLO DOS) toda la tarde metidos en casa un día de lluvia… Realmente me dio tristeza en que una madre piense así, y hoy que te conozco (tras la pantalla) me hubiese gustado en ese entonces poder haberle dicho entra en este blog, y veras lo que son tardes de lluvia y una mujer sin quejarse por tener que pasarse la tarde con sus hijos… Porque si no quieres pasarte tardes enteras de lluvia metida en casa junto con tus hijos (que a mi me chiflan, por que la creatividad fluye como nunca) para que tener hijos??? Que opinas??? Aunque mi respuesta fue un poco mas basta…. jajaja un abrazo muy grande

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.