Embarazo, familia, General, Maternidad

Carmen

Bueno, bueno, bueno…me ha costado sacar un rato, pero estoy de vuelta por aquí para cumplir lo prometido. Muchos me habíais pedido un post sobre el parto de Carmen (no me olvido que tengo pendientes otros muchos, poco a poco), y aquí me pongo a ello. Hace tanto que no escribo una entrada en el blog que no sé si me voy a acordar de cómo funciona ésto…vamos a ver!!

La verdad es que el 29 de abril comenzó como cualquier otro día…uno más de nuestra vida de locos, claro!! Era domingo, y estábamos teniendo un finde movidito. Justo ese fin de semana habían venido desde Italia nuestros amiguísimos, Mateo y Maria, para la ordenación de su hermano (Alpori, sé que me lees, un beso grande!)…estuvimos juntos en China y desde entonces somos como hermanos…es curioso que en casi cinco años no nos habíamos podido ver, y en los últimos meses nos hemos juntado tres veces!! Bueno, que siempre es maravilloso volver a estar juntos y lo disfrutamos un montón. El viernes tuve monitores (todo normal, la niña más a gusto que en brazos), pero en la consulta decidieron dejarme un ratito en observación porque mi doctora, que me conoce mejor que yo misma, me vió rareta…le temíamos a la dichosa preeclampsia, pero gracias a Dios ni rastro…”solo” era una anemia de campeonato. Me pusieron tratamiento y para casa. Y una vez en casa, me lié a hacer tortillas de patata y gazpacho como si no hubiera un mañana, porque a mis M&M les encanta. Pasamos el día juntos, dimos un paseo larguíiiiiisimo con los niños, y luego salimos a cenar los cuatro solos. Fue estupendo. Esa noche ya me notaba un poco rara…el sábado más jarana, que nos gusta un sarao a nosotros…celebramos (por fin!!) el bautizo de mi sobrina Martina, pasamos un día estupendo con la familia y me puse ciega de comer…cómo sabía yo que tenía que coger fuerzas!! Al llegar a casa esa noche, vi que había expulsado el tapón…la cosa estaba en marcha! De todos modos la noche pasó sin novedad, así que continuamos con los planes que teníamos. Esa mañana se celebraba la primera misa de Giacomo, el hermano de Mateo, así que nos pusimos guapos, cogimos a los enanos, y nos fuimos dispuestos a pasar un día estupendo con los Alpori…La iglesia estaba a toooope de gente! Había cientos de personas, abarrotando los pasillos, sentados por el suelo…gente everywhere!! Y nosotros en mitad de la iglesia, acoplados como podíamos…a mí me dejaron sitio en un banco y tenía en brazos a Esteban. Todo iba divinamente cuando de pronto…FLAS!!! Rompo aguas. Como os lo cuento. En medio de aquella marabunta. Yo muy discreta le pido a Isra que se acerque y le digo que nos tenemos que ir…recopilamos niños, ponemos abrigos…y tirando pa la puerta. No fue una tarea fácil! Tuvimos que pasar por encima de un montón de gente, hicimos levantar de su sitio a otro montón de gente, y yo mientras chofeando como un grifo que no cierra bien…de película!! Por fin llegamos a la calle…y llovía!! Murphy a tope!! Corrimos hacia la furgoneta y cuando casi nos íbamos, salieron Mateo y Maria a despedirnos…y nos hicimos la ultimísima foto que tengo embarazada!

IMG_4434

Nos hubiera encantado poder disfrutar más de ellos en este viaje, pero…Carmen mandaba!! Dejamos a los peques en casa (menos mal que tenemos grandes amigos que están siempre al quite para echar una mano) y así, con el tacón y el eye-liner puesto, nos fuimos pitando al hospital. Yo estaba un poco asustadilla, porque nunca antes había arrancado un parto de esta manera, rompiendo la bolsa. En todos los demás demás partos había roto aguas prácticamente al final, y de la rotura hasta el expulsivo, nunca habían pasado más de 20 minutos…así que me imaginaba pariendo en una cuneta, que me gusta un drama a mí…

Afortunadamente no fue así, y llegué al hospital sin dinámica ninguna. La matrona me revisó, confirmó la rotura, y me dijo que estaba la cosa muy verde…de todos modos, teniendo en cuenta mis antecedentes y que tenía la tensión bastante disparada, decidieron comenzar con la inducción en lugar de dejarme en evolución espontánea…

D1AA58BA-AF2B-43B3-8E69-80AE38DB85D6

Entré en la sala de dilatación como a las tres de la tarde, más fresca que una lechuga. Enseguida me pusieron la medicación y empezaron las primeras contracciones, pero super flojas y distanciadas, así que tuve unas horillas en las que pude descansar bastante. A media tarde se empezó a poner la cosa intensa para mí, para mi útero y para la niña…Mi tensión no remontaba, las contracciones eran muy fuertes pero apenas productivas, y el ritmo cardiaco de la niña empezó a subir de manera preocupante. Hasta ese momento tenía alguna duda aún, pero hablando con mi matrona, decidí ponerme la epidural, porque por lo que me contó, podía controlar todos esos inconvenientes que estaban surgiendo…era la primera vez que lo hacía (salvo en las dos cesáreas, que no soy tan masoca), y fue una experiencia de lo más interesante! El anestesista encantador y muy divertido, me lo puso muy fácil, y empezó a hacer efecto enseguida…no sólo sobre el dolor de las contracciones, que también, si no sobre la taquicardia de la niña ( que a mí era lo que más me preocupaba) y sobre mi tensión. Y tanto que me la bajó!! Pasé de 15/10 a 7/3…me entró una pájara de cuidado! No llegué a desmayarme porque a veces parece que soy de otro planeta, pero creo que mi equipo se preocupó un poco, porque de pronto entraron en zafarrancho en la habitación para estabilizarme. Mi inyectaron un par de cosas y me repuse bastante…

Quiero aquí hacer una mención especial al personal de mi hospital. No puedo estar más agradecida a ellos, ni más encantada del trato que recibo siempre de todos. No os digo sus nombres ni el del hospital para respetar su intimidad, pero de verdad que se merecen todo lo bueno…nunca, en diez años que llevo allí, nunca, he tenido una queja de nadie. Todos los médicos, enfermeras, técnicos sanitarios, personal de limpieza, de mantenimiento, de administración…todos son maravillosos!! Ya os lo he dicho más veces, de verdad que allí me siento como en casa, me siento en familia, y eso es fabuloso. Es increíble confiar 100% en quien tiene que cuidar de tí. Es muy de agradecer que te hagan sentir así. Sé que muchos de ellos me siguen y me leen, así que os mando un beso enooooooorme y todo mi agradecimiento de corazón.

956F4B81-37A4-4431-B0B8-E90AA7876684

Seguimos! A estas alturas ya había caído en la cuenta de que este sería un parto diferente. Yo siempre soy de andar mucho, de darle mucho a la pelota y hasta de bailar!! Pero en esta ocasión, con lo delicado que estaba siendo todo, apenas pude moverme de la cama, y me pasé gran parte de la dilatación tumbada de lado para favorecer el buen ritmo cardiaco de mi princesa. La verdad es que por ella hubiera hecho cualquier cosa…hasta parir haciendo el pino! Una vez que las dos estuvimos mejor, la matrona me recomendó, ya que no podía levantarme, sentarme en la cama lo más vertical posible para que la gravedad hiciera su trabajo, y funcionó! A partir de ese momento todo fue bastante rápido. A las nueve hubo cambio de turno, antes de marcharse mi matrona volvió a mirarme y apenas estaba de tres centímetros…nos dio un abrazo y se fue con la pena de perderse lo bonito…lo dicho, una grande, no pudo hacerlo mejor con nosotras, no hicimos más que darle sustos, pobre…cuando entró el nuevo equipo, lo primero que les dije fue “ojito, que yo de cuatro a diez paso en nada!” y así fue. La presión de la cabecita de la enana empezó a hacerme dilatar muy rápido, y a las diez estaba completa y empezando a empujar. Maravillosa mi segunda matrona también (un hombre matrona, que también los hay y son fabulosos), yo tenía mucho miedo de no saber empujar con eficacia por la analgesia, pero me guió con maestría, y entre su dirección y los consejos que llevaba bien aprendidos de mi querida Paula (otro pedazo de matrona como la copa de un pino), el expulsivo fue maravilloso. Yo me porté fenomenal, también os lo digo, creo que nunca me he preparado tanto para un parto, y la verdad es que se nota. Estaba muy tranquila y muy segura de lo que tenía que hacer, así que todo fue sobre ruedas. La niña fue bajando super bien, y a las 22,20 asomó su cabecita a este loco mundo por primera vez….En la siguiente contracción, yo misma terminé de sacarla y por fin la tuve en mis brazos

Es un momento tan mágico…llevábamos juntas nueve meses, pero era la primera vez que estábamos cara a cara. He pasado diez veces por esto y no termino de acostumbrarme, no deja de parecerme el milagro más enorme. Era tan pequeñita, tan frágil, tan bonita, tan rosa!! De pronto ya nada importaba. Se acabaron las hernias, las contracturas, los dolores, la impaciencia, los ardores y las náuseas. Todo pasó de golpe y ya sólo importaba ella. No os imagináis de qué manera sentí mi mundo completo de repente. Además me sentí reconciliada con la historia de un plumazo. Desde que perdimos a Nazaret, y aunque luego han llegado mis cinco príncipes preciosos, tenía esa espinita clavada…la de mi niña…pero en aquel momento sentí que ese episodio terminó de curarse del todo. Tengo la certeza de que Carmen tiene el favor especial de su hermana, y siento que tiene mucho de ella…así que es como tenerlas a las dos juntas de alguna manera, y sin poder evitarlo, le di a Carmen todos los besos que tenía ahí, guardados en mi alma para su hermana…

Emocionante, verdad?? Pues la emoción se pasó de un plumazo! Porque mi pequeña guerrera decidió que aquel era un buen momento para darnos muestras de su capacidad pulmonar y se puso a gritar como un becerro…os prometo que en mi vida había escuchado llorar un bebé en ese tono ni con ese volumen…Israel y yo nos miramos entre preocupados y muertos de miedo!! Madre mía!! Menudo comienzo!! Y nos costó hacer que parara!! Me la puse al pecho enseguida, pero tenía tal cabreo, que no atinaba a engancharse…así que lo intentamos por lo espiritual y surtió efecto!! Le enseñamos el Shemá y le rezamos al ángel de la guarda y fue mano de santo…nunca mejor dicho! Je.

7133C52A-20E4-422D-BD82-8D98D87B42C3

Mientras tanto a nuestro alrededor seguían pasando cosas…mi placenta se negaba a salir y tuvieron que darle un empujoncito…la verdad es que no recuerdo si me dolió o no, porque para entonces estaba temblando más que un pastel de gelatina en un tren de cercanías….no recordaba que siempre que he tenido que anestesiarme me ha pasado eso…un frío de espanto!! Y venga a echarme mantas encima!! Vinieron las doctoras y vieron que sangraba un poquito de más, así que me pusieron un no se qué para ayudarme a contraer mejor el útero de vuelta…a ésto ayudó también que la peque por fin se decidió a probar la cena y se me agarró como una jabata…y entonces comenzó lo que siempre se me olvida de los partos…los dichosos entuertos, o el parto al revés, como yo lo llamo…pero vamos, que a esas alturas estaba taaaaan encantada con mi niña, que poco me importaba…

Cuando ya habíamos pasado un buen rato juntas se la llevaron para ponerle el pañal, la vitamina k, la profilaxis ocular, pesarla y medirla. Era una albondiguilla!! 2,950 kgs. y 48 cm.! Una pequeñaja! Como ya estábamos las dos divinamente, enseguida nos mandaron a planta…y qué maravilla llegar a planta!! Allí estaban mis enfermeras favoritas, ya llevamos seis partos juntas y me recibieron con muchísimo cariño! Y sobre todo me recibieron con la bandeja de la cena!! Pocas veces en mi vida he sentido taaaaanta hambre como ese día! Llevaba sin probar bocado desde las ocho de la mañana y era casi la una de la madrugada…con todo el trabajito que había tenido!! Devoraba! Me comí el ragut frío y la crema de champiñones en un tiempo récord! Y me supo a gloria bendita!! Un final perfecto para un día histórico en nuestra familia…había vuelto a ocurrir.

Yo, que soy una egoísta, una quejica, una impaciente, un desastre de todo, más débil que un gorrión frente a un huracán…había conseguido traer al mundo una nueva vida. Pasando por encima del dolor y del miedo. Carmen. Una persona preciosa fruto de un amor tan simple como el nuestro…que Israel y yo hayamos sido bendecidos con esta capacidad, con estos hijos, con esta nueva vida, me parece una gracia tan grande que ni viviendo mil vidas perfectas y llenas de heroicidades, conseguiríamos merecer.

Han pasado dos semanas y no dejo de sorprenderme. Pasaría horas mirándola. Es tan perfecta. Para mí es tan perfecta…disfruto cada segundo de sostenerla en brazos, de que se duerma sobre mi hombro, de sus gestos, de sus ruiditos, de sus miradas, de sus pequeños avances, y no puedo evitar sentirme la mujer más afortunada del mundo…bienvenida, pequeña…en este mundo hay muchas madres mejores que yo, muchísimas!! Pero nunca nadie te podrá querer como yo lo hago…

21B38410-ED6E-419A-834F-C6B9E83859BD

7 comentarios en “Carmen”

  1. Muchisimas gracias por tus palabras, a los que trabajamos en estos sitios siempre nos dan una subida de moral y de animo los comentarios tan buenos que nos dejáis, para nosotros es un placer que en un momento tan especial como es el nacimiento de un hij@ os sintais tan cuidadas y confortables, un placer poder compartir ese momento con vosotros!

    Me gusta

  2. Muy bonito relato. Nunca he tenido la «interesante» experiencia de dar a luz con epidural. Creo que me hubiera gustado «disfrutar» de un parto sin dolor…cosa que ya no podrá ser. Me sentí reflejada en tu «hambre» tras el alumbramiento. A mí me prometieron un yogurt en el último pues la hora de la cena ya habia pasado, y sigo esperando por él (son diecisiete años, no creo que me lo traigan ya, je je). Enhorabuena por esa familia, por esa simpatía y por ese don para narrar.

    Me gusta

  3. Enhorabuena chicos. Gracias por contar tu bonita experiencia. Hace poco que te sigo. Soy de Pinto y alguna vez hemos coincidido en la Ermita o en la Parroquia. Hace tiempo que no os veíamos. Nos alegramos muchísimo. Un besote para todos. Y a disfrutar de esa preciosidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.