familia, General, Hogar, Ocio, Sin categoría, Sobre mí, Viajes

Once fuera de casa.

Más vale tarde que nunca, y aunque ya nos hemos fumado medio verano, la mitad de los españoles empiezan hoy sus vacaciones, así que espero llegar a tiempo de daros alguna idea…

Lo cierto es que el tema vacaciones es de los que más os intriga y por los que más me preguntáis. Desde fuera parece un mundo, pero de verdad que no es para tanto…es sólo cuestión de organizarse, y también de saber relajarse, que muchas veces se nos olvida…

Lo primero que hay que organizar y planificar con tiempo son las maletas. Os prometo que hay poquitas cosas que aborrezca más en este mundo que hacer maletas, es una labor tediosa que puede llegar a ponerte de los nervios, porque es un ejercicio psicológico bastante gordo que te obliga a adelantarte a los acontecimientos…y eso cansa bastante. Yo con el tiempo he aprendido a simplificar bastante, cuando éramos seis llevaba cuatro maletas, y ahora llevo tres para los once. Y aún así estas vacaciones siguió sobrándome ropa…nosotros el grueso de las vacaciones lo pasamos en el sur, así que por si acasos, poquitos. Tengo la suerte de que la familia de mi marido tiene casa en la playa, que está totalmente equipada además, así que eso simplifica mucho las cosas. Supongo que los pisos de alquiler también tienen casi de todo, así que no os paséis de previsores, que luego parece que vas a Tarifa a pillar el ferry en lugar de a Benidorm…

IMG_2361

Seguimos. Partiendo de la premisa de que en la casa de la playa hay lavadora, basta con llevar un outfit completo para cada tres días…no quiero decir que lo usen tres días seguidos! Se pone y se lava. Después de muchos años de prueba/error, he descubierto que la proporción 1/3 es la mejor que he encontrado para lograr el equilibrio perfecto entre ir rozando con los bajos del coche en el asfalto por el peso, y pasarse el verano esclava de la lavadora. 1/3…es sencillo. A ésto le sumo una ropa de domingo, o de vestir, o como la llaméis vosotros. Yo solo les llevo una, para ir a misa, para algún día si nos apetece arreglarnos un poco más para salir a cenar, o lo que sea. 1 pijama por cabeza, porque si hay escape nocturno, se puede subsanar por la mañana, y en los lugares de playa, entre el sol y el viento, la ropa seca divinamente. Dos bañadores, uno para la mañana y otro para la tarde, no más. Y tres pares de zapatos: zapatillas de deporte, chanclas, calzado de vestir. Aseo, una sudadera y Chim pón. De eso se componen las maletas de los niños. En mi casa a partir de los trece años se preparan ellos su ropa…igual podían hacerlo desde más pequeños, pero que te falte algo imprescindible a 600km de casa es un fastidio, y comprar algo que ya tienes, pues joroba también. En familias como la mía hay veces en las que hay que sacrificar lo pedagógicamente adecuado por lo práctico. Eso es así. Lo que sí se preparan ellos es una mochila con algún libro, algún juego que quieran llevar y sus muñecos para dormir, si es que lo tienen.

Como os he dicho, en la casa de la playa, como es de toda la familia y todos tenemos un montón de niños, hay de todo también para los bebés: trona, silla de paseo, bañera…así que no tenemos que cargar con demasiados trastos. Si yo tuviera que elegir qué llevarme, apostaría por la trona y el carro. Hay tronas de viaje muy chulas, y la básica de Ikea se desmonta y se transporta fenomenal.

IMG_1992.JPG

Pasamos al viaje. Este es otro tema que os intriga un montón. Nos movemos en dos coches. Una furgoneta de nueve plazas, y un coche de cinco. Para poder ir todos juntos necesitaríamos un microbús y sacarnos el carnet de autobuses…y bastante me costó sacar el normal (a la cuarta nada menos, manda narices), como para ponerme ahora en plan EMT Woman, así que así seguimos. A diario llevo yo la furgoneta con todos los críos, pero cuando salimos de viaje nos dividimos en dos equipos, el de las chicas y el de los chicos. Y para resarcirme de todo el año cogiendo el trolebús, yo voy en el coche pequeño, que es comodísimo de conducir, con Miriam, Loreto y Carmen.

Para los viajes preparo: agua, sobornos comestibles (o sea guarrerías y chuches, porque a la mayoría de mis hijos no les sobornas con ciruelas, las cosas como son), y musiquita que les guste. Israel descubrió hace un par de años una aplicación que pasa los vídeos de youtube a mp3, y cada año nos hacemos cds con las canciones que más les gustan…desde los éxitos bailongos del verano, pasando por valiván o la banda sonora de star Wars, hasta el himno de la décima, los Beatles, Camarón o la vaca Lola…cuanto más variado mejor. También llevamos algunos juegos de viaje. A mí me encantan los del Flying Tiger, que son baratísimos además, tienen bingos de viaje, por ejemplo, en los que tienes que ir tachando cositas que te piden buscar mirando por la ventana…el primero que hace línea, se lleva un regaliz!

IMG_0134

Eso sí, el mejor método para que el tiempo vuele en el coche, es que duerman. Como el viaje que hacemos nosotros es largo, intentamos salir muy temprano para que vayan dormidos todo el tiempo posible. A veces hemos parado a repostar o lo que sea sin que se inmuten, recuerdo un viaje que durmieron del tirón hasta Sevilla! Y así da gusto. Lo de que “al que madruga, Dios le ayuda”, viajando con niños vale doble.

Eso sí, viajando con niños lo mejor es no ponerte horarios…lo de “quiero estar allí a tal hora”, es mejor desecharlo, porque pueden surgir mil historias que lo retrasen y no es plan de empezar de mala leche las vacaciones. Se para todas las veces que sea necesario…Otra cosa que hemos hecho muchas veces es buscar sitios bonitos que conocer por el camino y echar todo el día de viaje…resulta muy entretenido y los niños lo llevan mejor. Cuando hacemos el viaje del tirón, buscamos previamente las áreas de descanso donde vamos a parar. Buscamos las que tengan merendero, zona de juegos para los niños, etc. Eso te ayuda a conducir más relajado y te quita la presión de buscar sobre la marcha un lugar adecuado.

Cabe aclarar que esto son las vacaciones de la mayoría de madres normales, si eres de las afortunadísimas que pueden disfrutar de un todo incluido o de un crucero por las islas giergas con niños y todo, deja de leer este post, vete a la piscina y pídete un daikiri a mi salud!

Las no tan afortunadas (que más que irnos de vacaciones lo que hacemos es cambiar de lugar de trabajo) seguimos con nuestro lío. Cómo organizarse el día a día en vacaciones. Ya sé que lo que apetece es llegar y tirar pa la playa como alma que lleva el diablo, pero es mejor invertir un poco de tiempo en la logística vacacional el primer día para que el resto vayan sobre ruedas. Nosotros dividimos esfuerzos. Los niños y yo nos encargamos de poner al día la casa, lavadoras que haya pendientes de los últimos inquilinos, hacer las camas, repaso a los baños, deshacer maletas, y esas cosillas. Israel va a la compra y prepara el jardín. La compra planificada también, podéis llevar la lista hecha desde casa, yo pienso en menús sencillos, platos combinados o contundentes, que sean fáciles y rápidos de cocinar…que de vacaciones estamos todos! Además compramos menaje desechable para todos los días, así facilitamos las tareas y tenemos más tiempo de descanso, que buena falta nos hace.

IMG_3372

Nuestra urbanización tiene piscina, así que nuestro día a día normal lo organizamos así:

Los niños suelen levantarse temprano, así que con ellos no hay problema, a las chicas, que están en esa edad en la que dormirían veinte horas, las despertamos a las once. Desayunamos muy tranquilamente (los domingos churros), y le damos un repaso a la casa, camas, baños, dejar la comida encaminada y esas cosas…si hay que poner lavadora, se pone por la mañana. Cuando coloco la ropa en los armarios, le explico a los niños dónde tienen cada cosa, y como llevan tan poca ropa, se saben apañar muy bien con sus trapitos. Bañador y camiseta y a la piscina. Nosotros no bajamos a la playa por las mañanas, hay más gente, el sol pega muchísimo y hay que ir cargados con más cosas, y la ida y la vuelta con la pegada de sol a esas horas se hace durísimo. Por la mañana sólo piscina, Isra nos trae el aperitivo y lo disfrutamos un montón. No tenemos hora de comer, pero no corremos…solemos comer sobre las tres. Y luego tiempo de descanso, peli, siesta o jugar tranquilos.

IMG_2317

Como a las seis merendamos y entonces es cuando bajamos a playa. Para mí bajar tarde por la tarde son todo ventajas. El sol está de caída y no hay que llevar sombrilla, la arena ya no quema, como ya hemos merendado no hay que ir cargado con tanta historia (aunque llevamos algún zumito y frutos secos), cuando nosotros llegamos la gente se está yendo y podemos expandirnos lo que queramos, y sobre todo, te da la oportunidad de disfrutar del atardecer, que en Huelva son espectaculares…nos quedamos hasta que se hace de noche prácticamente y luego volvemos.

Al llegar a casa hacemos una visita rápida a la piscina para quitarnos arena y sal y nos duchamos en las duchas de allí, no les baño en la bañera a diario ni mucho menos…sólo a la bebé. Las cenas suelen ser sencillas, un sandwich, una tortillita o una ensalada rápida. Y luego hay días que nos apetece salir a dar un paseo, y días que se quedan groguis nada más cenar, así que vamos viendo. Yo compro helados para tener en casa, y si salimos, nos llevamos el helado puesto, que a heladito diario para diez, nos arruinamos en tres días. Vuelta a casa y a la cama.

IMG_2683

Así es un día normal. Pero claro, como estamos de vacaciones, también hacemos extras. Aprovechamos los días de más viento, o alguno que haga fresco para salir a hacer alguna excursión. Infórmate de la oferta cultural de la ciudad en la que estés, en veranos suele haber muchas actividades y conciertos gratis, y a los niños les encanta. Nosotros hemos comprobado que lo de “ir a otro país” les flipa, si veraneas cerca de alguna de nuestras fronteras, probad el ir a conocer alguno de los pueblitos fronterizos de Francia o Portugal, los hay realmente preciosos. Y luego reservad un extra para hacer alguna salidita un poco más especial…Nosotros hacemos un par de ellas con los niños, a sitios más normalitos. Uno que les guste a ellos (si vais a El Rompido con niños os recomiendo el Burger Tito Jose, por ejemplo), y otra para que puedan probar la comida típica de donde estéis y así adquieran un poco de cultura gastronómica. Los de los bares de por aquí flipan cuando mis niños les dicen que quieren chocos o acedías!!

IMG_3961

Y otra cosa suuuuper importante para mí es buscar un hueco para disfrutar los papás de alguna salida en solitario. Nosotros llevamos veraneando en Huelva 20 años y ya tenemos nuestras cuidadoras de confianza allí, pero si sois de los que cambiáis de destino cada año, podéis buscar en webs especializadas, foros, o lo que sea. O si veraneáis con amigos, haced de canguros los unos unos por los otros…Las vacaciones son un tiempo que, lejos de ser idílico, puede resultar muy duro por la convivencia continua, y el desmadre de los niños puede sacarnos de quicio hasta hacer que se resienta el matrimonio, así que buscad vuestro hueco, pegaos una buena cena, y tomaos una copita en la playa mirándoos a los ojos como si fuerais novios…a nosotros nos ayuda un montón…

IMG_2780

Para las madres hay un riesgo añadido en vacaciones, porque nos gustaría poder estar exentas de cualquier trabajo (que bastante hacemos ya durante el año), y hay momentos en los que parece que todo el mundo está de vacaciones menos tú. Te frustras y te enfadas con todos…échale paciencia, reza lo que sepas, y procura aprender a buscar el azúcar también en esos momentos…hazte acompañar por los niños mientras tiendes la ropa y que te cuenten sus cosas, aprovecha esos días para enseñarles a cocinar cosas sencillas mientras haces la cena…cosas así. Y sobre todo, que cada uno haga las tareas adecuadas a su edad, habla con los niños y hazles conscientes de que también tú estás de vacaciones y necesitas descansar. Son quince días al año, demasiado pocos como para perderlos enfadándonos. Así que envaina el orgullo y márcate un Baloo (si has visto El libro de la Selva sabes a lo que me refiero).

IMG_3359

Véis como no era tan complicado?? Así pasamos nuestras vacaciones en la playa, ahora nos queda el segundo round, que será a finales de agosto en el norte…supongo que para noviembre os podré contar cómo lo hacemos! Liada que anda una, cosas de madres normales…felices vacaciones!!!

 

 

6 comentarios en “Once fuera de casa.”

  1. Hola Irene, soy una fans tuya, me gusta mucho leer lo que escribes, transmite mucha vitalidad y le das un toque de humor que me encanta! Un abrazo grande!

    Me gusta

  2. Buenas tarde, … Me siento muy identificada contigo y aunque somos distintas algo hay en común y eso es lo que más me sorprende…. Lo común es que estamos el mismo camino y el idioma se entiende… Nos separa uno 500/600km…. Ahora si yo no me atrevería ir de viaje tan lejos… Mi última hija de dos años no se consuela con nada…. Ni canta juego, ni música actual ni siquiera un DVD que tengo en la fuego…. Es una pasada de niña…. No hay consuelo…. Pienso que a lo mejor se marea… No se…. Encantada de seguirte. La paz.

    Me gusta

    1. Desde que te descubrí cada día leo lo que escribes, eres maravillosa sacándome sonrisas, me encantaaaaaa, soy una señora ya bastante PURETA. Ánimo campeona tienes una familia maravillosa.

      Me gusta

  3. Muchas gracias Irene, me encanta leerte por la noche cuando todos se acuestan y por fin solita reflexionar de mi día. Espero que el Señor me ayude y me de paciencia, tranquilidad, serenidad, alegría,… Cómo a ti. Disfrutad del verano.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.